Fiyuelas con melaza de remolacha

Estoy seguro que la mayoría de nuestras recetas de “a diario” las hemos aprendido de nuestra madre, pero hoy os voy a dejar una de la que siempre se ha encargado mi padre. Y como las recetas tradicionales no tiene cantidades precisas, sino simplemente el gusto y la práctica de cada uno.

Como os digo, esta receta es propia de la familia de mi padre, de la ribera del Órbigo en León. Nosotros las llamamos fiyuelas. Son algo parecido a los crepes pero con una masa mucho más sencilla, elaborada sólo con leche, harina y una pizca de sal. Si buscamos información, incluso en el diccionario, veremos que hace referencia a una receta con sangre, y es que antiguamente se hacían también con sangre, resultando una fiyuela de color marrón o negro.   Filloas3Para hacerlas batimos todos los ingredientes, aproximadamente medio litro de leche, tres o cuatro cucharadas de harina y una pizca de sal; debe resultar una masa tan líquida como para poder esparcirse por toda la sartén y espesa como para poder cuajar y no romperse.

El truco es hacerlas tan finas como sea posible. Mi padre me cuenta que de niños competía con su hermana para ver quien las hacía más finas, y como es imposible medir el ancho de una sola, cada uno hacía cincuenta fiyuelas y medían el plato resultante.

Filloas0

En la receta tradicional, hay que untar la sartén, muy caliente, con tocino, lo que va a aportar otro sabor único a este dulce. Sobre esta sartén se vierte poco a poco la masa, hasta que cubra el fondo, y se deja cocer un minuto más o menos. Se separa un poco del fondo y se da la vuelta en el aire; bueno, o con una espátula y sumo cuidado. Otro minuto escaso por este lado y lista para engrosar el montón de fiyuelas.

Filloas

Filloas2

La melaza de remolacha tenemos que tenerla preparada de antemano, pues lleva varias horas de cocción. La remolacha azucarera es un cultivo también propio de la ribera y del páramo de León,  y que se utiliza para producir nuestro azúcar de mesa. No es un producto que podamos conseguir en mercados o comercios,  pero los agricultores de León son gente amable y seguro que os pueden facilitar una o dos. Estas me las ha regalado mi amiga Raquel, que de esto de remolachas y azúcar sabe mucho.

Remolacha1

Es algo tan sencillo como pelar las remolachas, trocearlas y cocerlas en agua. Yo las he fileteado con la mandolina y las he cocido en unos 6-8 litros de agua durante dos horas. He colado el líquido y lo he seguido cociendo otras dos o tres horas hasta que reduce, toma color oscuro y espesa hasta parecer miel.

Remolacha2

En mi casa acompañamos las fiyuelas con esta melaza de remolacha, azúcar o miel, aunque se puede utilizar cualquier ingrediente que nos apetezca: chocolate, mermelada, nata… Una pena que sólo las hagamos cuando nieva.

Filloas4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s