Archivo de la categoría: Postres

Tarta de ruibarbo y fresas

Con la primavera vuelve a brotar nuestro ruibarbo.Ya tenemos cinco plantas y ya les hemos dado varias podas, pues desde marzo ha estado creciendo con fuerza. Que os voy a contar del ruibarbo que no os contara ya en el refresco de ruibarbo. Simplemente es genial.

Ruib01

Esta vez lo he usado para hacer una tarta de frutas. Este tipo de tarta se puede hacer con cualquier fruta, aunque no es recomendable usar aquellas que se oxidan como manzanas o peras. Se puede utilizar una base de masa dulce, quebrada o sablé. Yo he utilizado una masa quebrada con un poquito de azúcar porque nos gustan los postres poco dulces. Pero poco a poco os iré dejando las recetas de las otras masas.

Ingredientes y preparación por partes

Masa quebrada

  • 200 g de harina tamizada
  • 1 cucharilla pequeña de sal
  • 100 g de mantequilla en dados
  • 1 huevo
  • 1 cda de agua
  • 1 cda de azúcar (sólo para pastas dulces)

Comenzamos tamizando la harina y la mezclamos  con la sal y el azúcar en un bol. Añadimos la mantequilla y lo trabajamos rápido con los dedos hasta que se quede como si fuera arena. Añadimos el huevo batido y mezclamos con una rasqueta (se puede añadir un poco de agua si está muy dura). Dejamos reposar la masa envuelta en un film en la nevera durante unas horas. Luego la estiramos y la colocamos en un molde bajo recortando los bordes sobrantes. Pinchamos con un tenedor la base y la horneamos unos 15 minutos a 180ºC. Se pueden incorporar unas habas o garbanzos encima de la masa para evitar que crezcan burbujas de aire, aunque no suele ser necesario.

Ruib04

Crema pastelera

  • 500 ml de leche
  • 125 gr de azúcar
  • 45 gr de fécula de maíz (maicena)
  • 3 yemas de huevos
  • Una cucharilla de esencia de vainilla

Vamos a hacer la crema pastelera sin miramientos. Batimos todos los ingredientes con la batidora directamente en el cazo y lo ponemos al fuego, hasta que espese. Hay que remover constantemente para evitar que se pegue y haga grumos. Una vez espesa la colamos y la dejamos enfriar. Rellenamos con ella el molde de masa ya horneado.

Relleno de fruta

  • Fresas
  • Ruibarbo
  • Almendras laminadas

Para esta tarta he cortado el ruibarbo en trozos como de dos centímetros. Si está muy tierno no hace falta pelar las pencas. Lo he salteado con su misma cantidad de azúcar y lo he dejado al fuego sólo unos minutos. Si se cuece mucho se deshace rápidamente y tendríamos una mermelada.

Ruib02

Cortamos fresas en láminas y colocamos la fruta en círculos sobre la crema pastelera. También he añadido unas almendras laminadas, que combinan muy bien con el ruibarbo.

Ruib05

Glaseado brillante

  • 250 ml de agua
  • 10 g de gelatina (en hojas o en polvo)
  • 2 cucharadas colmadas de azúcar

Por último, podemos hacer un glaseado brillante para cubrir la fruta y evitar que se oxide. Si utilizamos gelatina en hojas hay que hidratarla en agua fría primero. Calentamos el agua hasta ebullición y añadimos la gelatina y el azúcar. Removemos hasta su completa disolución y dejamos enfriar. Cuando empieza a cuajar la gelatina, la extendemos con un pincel sobre la fruta.

Ruib06

Y para terminar, sólo hay que acordarse de hacer la foto a la tarta antes de comérsela…

Ruib07

Magdalenas de calabaza y chocolate

Hoy he preparado estas magdalenas, que ya son un clásico en mi cocina. Tengo que hacerlas cada poco, pues quedan riquísimas y así variamos un poco a la hora del té.  La calabaza al final no se aprecia en las magdalenas pero le da mucha humedad a la masa; y la combinación del chocolate con las especias queda fenomenal.

Magd5

Además, es una receta de las clásicas, es decir, de las que miden los ingredientes en tazas y cucharadas. Ya se que a los cocineros no nos gusta esta medida, pero no deja de tener algo de tradicional, y si se le coge el punto queda perfecto. Aunque ciertamente, la cantidad de harina, por ejemplo, puede variar mucho si se compacta o se tamiza.

Magd1

INGREDIENTES

  • 2 tazas de harina
  • 1 cucharada pequeña de bicarbonato
  • ¼ de cucharada pequeña de levadura
  • ¼ de cucharada pequeña de sal
  • 2 cucharadas pequeñas de mezcla de especias (canela, jengibre, nuez moscada y clavo)
  • ¾ de taza de azúcar morena
  • 2 cucharadas de aceite de semillas
  • ¾ de taza de leche
  • ½ taza de puré de calabaza
  • 1 cucharada pequeña de extracto de vainilla
  • ½ taza de chips de chocolate

Comenzamos haciendo el puré de calabaza. Yo lo hago directamente en el microondas, aunque se puede hacer en un cazo. Añadimos a la calabaza limpia unas cucharadas de agua, lo tapamos y lo dejamos cocer unos 10 minutos (al fuego o al microondas a potencia media). Una vez cocido lo trituramos con una batidora. Si hacemos mucha cantidad lo podemos congelar en porciones y tener preparado para otras magdalenas o bien para cremas o salsas.

Añadimos al vaso de la batidora las especias. El jengibre si está fresco se puede rallar antes, y el clavo triturarlo con el mortero si no está en polvo. Añadimos también el azúcar, la pizca de sal, el aceite, la esencia de vainilla (o el interior de una vaina si las tenemos) y la leche. Trituramos bien.

Magd2

En un bol grande añadimos la harina tamizada junto con la levadura y bicarbonato. Añadimos en el centro la mezcla de la batidora y mezclamos bien. Por último cortamos en dados pequeños un poco de chocolate y lo añadimos a la mezcla. Debe quedar bastante cremosa.

Magd3

Magd4

Preparamos unos moldes de magdalenas, que podemos poner dentro de otros moldes más rígidos, como los de silicona, para evitar que se abran y se salga la masa. Cocemos nuestras magdalenas unos 15 minutos a 190ºC, comprobando al final que esté el interior bien cocido.

Las dejamos enfriar y listas para comer. Seguro que os gustan.

Rebozuelos en almibar

Esta semana compartimos un día fenomenal con nuestros amigos de la Asociación Micológica Senderuela de Cangas de Narcea. Disfrutamos de un menú realizado a base de diferentes setas y, además, nos regalaron un kilo de rebozuelos.Reboz_1

Así que voy a dejarlos preparados para utilizarlos más adelante en algún postre. Supongo que a estas alturas ya nadie se sorprenda de que una seta se utilice en dulce, aunque hay gente que no sale de las setas guisadas o en tortilla. En nuestra última clase de cocina con Setas de Babia hicimos unas natillas con rebozuelos caramelizados que, a juzgar por la cantidad sobrante, gustaron bastante.

La ventaja de conservar los rebozuelos en almíbar es que podemos utilizarlos a lo largo de todo el año en diferentes postres: natillas, arroz con leche, leche frita, helados… No dejéis de probarlo, seguro que os sorprende.

Ingredientes

  • 1 kg de rebozuelos
  • 600 g de azúcar
  • 250 ml de agua
  • 50 ml de caramelo
  • Zumo de medio limón

Preparación

En primer lugar hay que limpiar adecuadamente las setas. Aunque siempre se dice que no hay que lavarlas, si son setas con láminas apretadas y que vienen con restos de tierra o se lavan o se come tierra. Además, en este caso, se van a cocer en el almíbar, así que no importa que ganen un poco de agua porque luego lo podemos reducir.

Reboz_2

Preparamos un almíbar con el azúcar, el caramelo, el limón y el agua y lo dejamos hervir unos 10 minutos. Podemos añadirle pimienta (rosa, de Jamaica, de Sichuan…), clavo, piel de cítricos, canela… pero yo he optado por darle un toque de sabor con el caramelo y no añadir nada más.

Añadimos al almíbar las setas y las dejamos cocer 10 minutos desde que rompe de nuevo a hervir. Si las queremos conservar, podemos hervir unos tarros y tapas. Una vez que estén cocinadas las setas, se introducen aún calientes en los tarros esterilizados intentando que no queden burbujas de aire, se cierra y se deja enfriar boca a bajo. De este modo se pueden guardar unos meses, mejor en la nevera. También se pueden hervir estos tarros al baño maría para asegurar mejor la conserva y poder almacenarla durante más tiempo.

Reboz_3

Y que más os voy a contar, probadlo y seguro que os encaja bien en algún postre.