Archivo de la categoría: Primeros platos

Pasta con brécol y anchoas

A veces nos atascamos con los típicos macarrones con tomate o una ensalada de pasta ahora en verano. Con suerte una carbonara o una buena boloñesa (que poco tiene que ver con esos macarrones con tomate).

Brec04

La receta que os traigo hoy es diferente, sabrosa, con una buena ración de verdura y fácil de hacer. Además de deliciosa para los amantes del ajo. Con brécol, ajo y anchoas conseguimos una salsa de aspecto semejante al pesto, pero con un sabor único. Probadlo, pasará a ser una receta habitual en vuestras comidas.

Brec01

Ingredientes (para 4 personas)

  • 300 g de pasta (farfalle, fusilli o similar)
  • 1 brécol
  • 1 lata de anchoas
  • 4 o 5 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Queso parmesano rallado

Preparación

Comenzamos por la salsa, para tenerla preparada para añadírsela luego a la pasta recién cocida. Cocemos el brécol en abundante agua y con poca sal (o ninguna si coméis soso). Tiene que quedar bien cocido.

Cuando lo tengamos listo, en una sartén freímos a fuego suave los ajos laminados. No hace falta añadir mucho aceite, pues es mejor añadirlo al final. No os de miedo echar cuatro o cinco buenos dientes de ajo (o más si son pequeños). Aunque parece mentira, luego no sabe fuerte a ajo.  Cuando se comiencen a dorar, añadimos la lata de anchoas, con su aceite y todo. Usad unas buenas anchoas, porque no es agradable encontrar luego espinas en la pasta.

Brec02

En cosa de un minuto las anchoas empezarán a deshacerse en el aceite. Añadimos entonces el brécol, y lo vamos triturando con un tenedor. Al final tenemos que conseguir una pasta similar al pesto. Si queda muy espesa o si os gusta con más cremosa, se puede añadir ahora un poco de aceite de oliva. También probad el punto de sal. Si el brécol se cuece sin sal, con la sal de las anchoas suele ser suficiente. Si lo necesitáis más soso, añadid menos anchoas o algunas que vienen con poca sal.

Brec03

Ya sólo nos queda cocer la pasta según las indicaciones de la misma, en abundante agua y un poco de sal (sin aceite, que no hace falta). Cuando escurráis la pasta, dejadle siempre un poco del agua de cocción para añadir a vuestras salsas y que no queden muy secas. Le añadimos nuestra salsa de brécol y queso parmesano rallado a gusto.

Brec05

Os dejo como opcional añadirle unos frutos secos: piñones o nueces.

Sopa de congrio

Cuantas veces hemos escuchado a los grandes cocineros decir que la cocina tradicional es la base que ha de tener cualquier cocinero. Pues bien, esta es una receta tradicional de mi casa y en concreto de mi madre, del pueblo de Canales y Quintanilla, a orillas del río Luna. Una receta bien sencilla y humilde con un resultado sabroso, un plato para incorporar a nuestro recetario del día a día. Se realiza sólo con congrio (da igual si abierto o cerrado) que da mucho sabor, aunque se puede añadir cualquier otro pescado a vuestro gusto.

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr de congrio
  • Un huevo cocido
  • 1 litro de agua
  • Dos cucharadas de tomate frito
  • Un vasito de arroz
  • Sal

Sopapescado01

Preparación:

En primer lugar se cuece el pescado en el agua con un poco de sal durante unos 15 minutos. Sacamos el pescado y lo dejamos enfriar. Lo desmenuzamos con cuidado de quitar todas las espinas y dejando o quitando la piel a gusto de cada cual. Ponemos de nuevo el caldo a hervir y añadimos el tomate frito, el congrio desmenuzado y el arroz. Se pueden  dejar también los trozos grandes de espina si a algún comensal le gusta esta tajada. Tras 15 minutos, cuando el arroz está ya casi cocido, se añade el huevo cocido picado finamente y se termina de cocer.

Sopapescado02

Esta es la receta tradicional que se hace en mi casa y a la que podéis añadir cualquier otro ingrediente típico de las sopas de pescado para darle vuestro toque personal. Espero que os guste.

Crema de apio

Aunque estamos ya acercándonos al final del año aún podemos disfrutar de productos de nuestra huerta. Tenemos unas plantas de apio que estaban en su punto. Con el tiempo de este otoño seguro que nos brota alguna otra cosa en el huerto.

El apio pasa desapercibido por nuestra zona, no deja de ser un secundario en los caldos de pollo; si lo tienes echas un poco y si no… Y, sin embargo, el apio tiene sabor y fuerza como para ser el ingrediente principal. Excelente en zumos de frutas, o en ensaladas. Seguro que ya habéis buscado las propiedades del apio: digestivo, diurético, antinflamatorio…apio

Pero hoy vamos con una crema de apio, una receta que nos trajimos de Finlandia, aunque con toques muy nuestros. Bien sencilla de hacer, para principiantes, y donde el apio mantiene todo su sabor aunque de un modo suave y cremoso que no llega a empachar.

Ingredientes

  • 4 o 5 tallos de apio
  • 1 puerro
  • 1 patata
  • 250 ml de caldo de pollo
  • 200 ml de agua
  • 100 ml de leche evaporada
  • 2 quesitos
  • Queso azul

Preparación

Picamos el apio y el puerro y lo sofreímos unos 5 minutos en un poco de aceite. Añadimos la patata troceada, el caldo de pollo (o un caldo claro de carne), el agua y sazonamos a gusto. Dejamos cocer unos 20 minutos, hasta que la patata empiece a deshacerse. Añadimos los quesitos y la leche y trituramos con la batidora hasta que quede bien fino y cremoso.CremaApio1

Servimos y acompañamos con unas virutas de queso azul. También le podemos añadir unas hojas de apio finamente picadas o picatostes (trocitos de pan fritos).

Probadlo, miraréis al apio con otros ojos.

CremaApio2